Gracias por visitarme
Hoy quiero hablarles un poco sobre las guarderías. ¿Por qué es una buena opción? Y cómo elegirlas bajo mi punto de vista.

Cuando me quedé embarazada, en más de una ocasión, pasó por mi cabeza la idea de tener que dejar a mi pequeño en la guardería.
Como sabes soy inmigrante y mami trabajadora, la Ley de España dice que tenemos derecho a una baja maternal hasta los cuatro meses del bebé, así que me tomé los días que me pertenecía por lactancia y vacaciones para estar más tiempo con él, así que fueron casi seis meses en total.

Desgraciadamente no puedo contar con la ayuda de mi familia, para el cuidado de mi hijo, no está de más decir, que cuando una decide tener hijos no es para que te lo críen los abuelos, pero se pueden contar con ellos para que te echen una manita ¿verdad?

Pues bien, menos mal que tengo unos suegros como Dios manda, pero sobre todo una suegra que es una madre ejemplar y una yaya de las que lo deja todo por sus nietos.
Cuando me tenía que reincorporar a la vida laboral, ya me estaba entrando el pánico ?. Piero tenía solo seis meses de vida y dejarlo tan chiquitito en un sitio donde no sabes cómo te lo van a cuidar, cuesta mucho ¿verdad? Y la yaya paterna, mi suegra, nos ofreció su ayuda, ella tampoco quería que lo dejáramos allí, porque ella estaba disponible, así que nos dijo que cuidaría de mi peque en las horas que yo tuviera que ir a trabajar.
La yaya es muy joven, pero ya tiene dos nietos, una preciosa niña de seis añitos y Piero.
En otra época, se tenía grabado a fuego, que una vez que haces abuelos a tus padres, ya es una obligación que cuiden de tus hijos y esto se convertía en una pensión.
En la actualidad esto ha cambiado mucho, los abuelos tienen sus propias vidas y planes. Suelen hacer cursos, manualidades o le que les venga en gana que para eso son la vida de ellos o ¿no? Es que no tienen porque darnos tantas explicaciones!
Nuestro caso ha sido justo ahora. La abuela en estos momentos está realizando un proyecto que le lleva tiempo y dedicación, por lo que no puede atender a mi niño como ella quisiera. Así que nada, nos hemos puesto manos a la obra y a buscar guarderías.

Lo que debemos tener en cuenta antes de elegir una guardería.
Pues quería una que tuviera unas instalaciones adecuadas para el cuidado de los niños, además de buenos profesionales en la materia. Que me sintiera segura de dejarlo allí, porque para mí eso es lo más esencial.

No quería una cualquiera. Hemos estado mirando muchas y no nos convencían.
El tema de las guarderías ha sido de muchas controversias. Recuerdo que hace no mucho tiempo vi un reportaje donde había muchas irregularidades sobre este tema. Además de que había ludotecas que funcionaban como guarderías clandestinas y eso me asustó aún más y creo que a cualquier padre le pasaría lo mismo.

Las guarderías que visitamos algunas eran muy pequeñitas, otras me parecían más bien una casa y no lo veíamos preparado para ello. También me he llegado a encontrar con una, que la directora me parecía muy poco profesional, desprestigiando a otras guarderías. Soy de la opinión que si quieres venderte bien no hace falta echar tierra encima a nadie y menos de tu misma profesión, así que fue un punto negativo a la hora de escoger esta guardería.

Hasta que por fin, dimos con la que me encantó de primera hora “Platero”. Un centro de educación infantil acogedor, con un ambiente muy cuidado, con un patio enorme para que los pequeños jueguen y además con un huerto propio. También cuentan con una profesora para un máximo de 13 alumnos y con una auxiliar de apoyo. Lo que más me ha gustado y me ha llamado la atención es que cuando hay niños dentro, es decir en horarios de guardería, no dejan pasar a los padres, para proteger la privacidad de los niños. También cuenta con la iniciación a Inglés y contribuyen al desarrollo físico, afectivo, social e intelectual de los niños y niñas a demás de contar con más de 25 años de experiencia.

Porque es una buena opción.
Nuestros niños se hacen más independientes y autónomos, además de ser más sociables. Aprenden a compartir y a tener una rutina, cosa que mi hijo hasta el momento no tenía. Además de aprender materias y pequeñas cosas que nosotros los padres debemos reforzar en casa. Por otra parte, es súper importante el último año, ya que, es el decisivo para la adaptación al primer año escolar que es donde deberán ir sin pañales y ser totalmente autónomos de verdad!!
Que si!! Que nos dicen que nuestros niños se nos pondrán enfermitos y que posiblemente tendrán algunas que otras infecciones, pero creo que no podemos tener a nuestros niños en una burbuja de cristal. ¿O acaso eso no ocurrirá también en el primer año escolar?

 Mi bebé lleva sólo dos días asistiendo a la guarde y de momento lo lleva genial, pero claro, esta semana es de adaptación.
Así que ya les iré contando a medida que pase el tiempo y las impresiones que voy teniendo.
Espero que te haya gustado este post. Un beso?
Categories: TROZITO DE MI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *