Hace unos años antes de tener a nuestro hijo, teníamos una vida tranquila, casi sin estrés y con una responsabilidad mínima. Quienes hayan sido padres recientemente o son padres primerizos sabrán perfectamente de que hablo, aunque ya nos hemos adaptado y casi olvidado de nuestra vida anterior.
Bueno al tema que me lío jiji.
Con los hijos, esto se hace un poco más complicado y más si prácticas el colecho, como es nuestro caso y piensas que la relación que tenías antes con tú pareja no va ser la misma (más abajo te dejo enlace con mi experiencia sobre este tema).
Nosotros, nos hemos adaptado fácilmente a esta nueva situación, no hemos dejado que esto perjudique nuestra relación, si no todo lo contrario.
Para aquellas personas que piensen que para tener un rato de caricias o mimitos con tu pareja, tiene que ser en la noche y en la intimidad de tu alcoba, aconsejo que cambien de opinión y abran nuevos horizontes, para evitar que se produzcan grietas en la relación.

En nuestro caso, aprovechamos cada momento como chiquillos como cuando no teníamos hijos, seguimos buscándonos para querernos. No importa la hora, ni el momento, la cuestión es quererse por encima de todas las cosas. No tengamos miedo de mostrar nuestro deseo sexual hacia nuestra pareja, sea hombre o mujer no tengamos este tema como tabú, pienso que no es necesario. Juega, tontea, seduce a tú pareja a cualquier hora del día, eso fortalecerá más tú relación y cuando llegue la noche tendrás ganas de llegar a tu alcoba y descansar con tu familia y no lo verás como un impedimento, si no todo lo contrario, te sentirás llena de alegría al dormir al lado de tus seres queridos.
Espero que les ayude.. y recuerda que para quererse no hay que poner horarios y como digo yo, el colecho no influye en la relación de mamá y papá la fortalece.

Pincha aquí y curiosea mi experiencia sobre el colecho.
Besoss?

Categories: SOBRE MI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *